Síguenos por correo electrónico

18 de diciembre de 2016

Reseña del manga Orange vol. 4 de Ichigo Takano (Beatris)

¡Hola a todos! Yo soy Beatris y en esta ocasión os traigo la reseña del volumen 4 de Orange escrito por Ichigo Takano. Os dejo con la reseña. 
VISITAD MI PERFIL EN GOODREADS: Beatris (MUNDO LITERARIO)
INSTAGRAM: @beatris_mora2
AMINO (¡SÓLO ESTOY EN LA COMUNIDAD INGLESA!): @beatris_mora2
ANTERIOR RESEÑA EN EL BLOG (MELANI): Reseña de Dorothy debe morir de Danielle Paige
Datos principales:
Título: Orange
Mangaka: Ichigo Takano 
¿Hay anime?: Sí (en emisión)
Editorial: Tomodomo
Sinopsis: En la primavera de sus 16 años, Naho recibe una carta remitida por sí misma desde 10 años en el futuro en la que su yo de 26 años le pide que no cometa los mismos errores que ella cometió en el pasado. El objetivo último de aquella carta resulta ser salvar a un nuevo compañero de clase, Kakeru, destinado a morir antes de que termine el curso. 
Naho descubre que Kakeru se suicidará porque se siente culpable de la muerte de su madre. De lo que más se arrepiente su yo del futuro es de no haber hecho nada para evitar ese suicidio. La Naho del presente tampoco lo tendrá nada fácil, ya que, a pesar de seguir las instrucciones escritas en la carta, la situación de Kakeru no parece cambiar. 
Justo cuando cree que será imposible salvarlo, su amigo Suwa acude a confesarle que también ha recibido una carta desde el futuro. Ambos descubren que los demás chicos de la pandilla, Takako, Azusa y Hagita, tienen asimismo las suyas. Sin embargo, los cinco se preguntan si están haciendo bien en confiar en las cartas. Finalmente, deciden actuar por su cuenta y participar junto a Kakeru en la carrera de relevos del Día del deporte. ¿Conseguirán salvarlo todos unidos?
Opinión personal: Como ya comenté en las reseñas del segundo y tercer manga de Orange, yo compré el volumen 2, 3 y 4 juntos porque son unos mangas que, por lo menos en donde vivo, son bastante difíciles de encontrar y necesitaba saber que iba a ocurrir. Básicamente me leí los 3 la misma noche del tirón, uno tras otro y hasta el momento sigo con muchas ganas de leer el quinto. Pero bueno, eso ya es otra historia. 
La portada es bastante bonita. Utiliza tonos no demasiado llamativos, acordes con la historia y muestra un paisaje de Tokyo. Creo que el paisaje está muy bien retratado. Podemos ver a la Naho y el Suwa del futuro y, al otro lado, en la contraportada, a Kakeru del pasado. Todos los personajes están bastante bien hechos. Me gusta mucho el detalle de que siempre que aparecen los personajes del futuro están serios, con expresiones más bien tristes y los personajes del presente salgan sonriendo, felices. Es algo bastante característico de esta serie y viene muy bien. 
Naho no sabe muy bien cómo actuar con Kakeru después de los últimos intentos que hizo éste por acercarse a ella. Además, tiene que acostumbrarse a saber que sus amigos están al tanto de las cartas y el hecho de que ellos también las han recibido. 
Kakeru, a pesar de sus progresos, todavía no supera la muerte de su madre. Y ahora tiene que enfrentarse a un posible rechazo por parte de Naho. 
Y Suwa hará todo cuanto esté en su mano porque Naho y Kakeru estén juntos, carcomido por la culpa y por las ganas de no querer sufrir. 
Puedo asegurar que según empieza este manga no dejan de pasar situaciones, es un continuo pasar de una cosa a otra, sin casi tiempo para respirar. Esto hizo que disfrutara muchísimo con la lectura, me lo pasé muy bien y, todo sea dicho, saqué mi lado más fangirl con varios pensamientos en voz alta, gritos y lágrimas. 
La forma en la que se aborda el enamoramiento entre Naho y Kakeru, como ya he dicho, aún siendo lenta tiene bastantes avances. De hecho, de los 4 primeros es en este volumen donde más avanza. Es muy tierna, bonita y se nota muchísimo que es un primer amor. 
La Competición del Día del Deporte va a jugar un papel relevante en esta nueva entrega. Me parece increíble como la autora supo aprovechar este acontecimiento más bien intrascendental y lograr convertirlo en algo cargado de valor moral para el desarrollo de los personajes. Empieza estando bastante relajado, luego hay ciertas complicaciones entre "el triángulo amoroso" aunque nada demasiado fuerte pero lo bueno llega al final. Es un acto demasiado bonito y, para qué negarlo, lloré. La Competición abarca casi todo el manga y marca un antes y un después, principalmente para Kakeru. 
En el final, Ichigo Takano se las ingenió muy bien para que quisiéramos continuar con los mangas. Especialmente con la última página. 
No sólo se produce un avance en la relación entre Naho y Kakeru sino que también lo hay entre el grupo de amigos. Se les nota más unidos que nunca, con ganas de ayudarse y queda clarísimo el cariño que tienen entre sí. 
Los sentimientos son una parte fundamental de estos mangas. Los lazos que establecen al crear una amistad, el amor, el rechazo, la tristeza, la melancolía, etc. Todos ellos han sido tratados sin llevarlos a un extremo demasiado dramático, pero sí con el realismo que se merecen. Muestran bastante bien como los personajes a pesar de pasar por muchas situaciones felices no dejan de tener sus problemas y sentimientos encontrados. Esto hace que el lector siempre pueda sentirse identificado en alguna que otra parte y, además, incorpora realismo y ganas de continuar. 
Respecto a Ichigo Takano y su dibujo tengo exactamente lo mismo que decir así que voy a copiar lo que puse en la reseña de Orange vol. 3: Para ser un manga, no se compone únicamente de diálogos sino que hay algunas partes escritas en prosa para tratar los sentimientos de Naho en ese tramo del manga. Éstas partes las disfruté totalmente y las considero necesarias porque siendo un manga con una profundidad sentimental tan fuerte considero justo que se deje translucir por más medios aparte de interacciones entre personajes. 
La estética del manga me gusta mucho. Hay gente a a la que le desagrada pero yo la veo bonita visualmente y siento que cada personaje tiene unos rasgos que lo hacen diferente al resto. Lo que sí admito es que me desesperó un poco que Naho aparece casi todo el manga sonrojada. 
Ahora hablemos de los personajes. Let's go!
Los personajes, si tienen algo bueno, es que están muy bien construidos y con rasgos diferenciadores entre cada uno de ellos. Bueno, quizá Takako pueda excluirse de esto. Naho va evolucionando poco a poco y me gusta mucho su personalidad. Suwa si logró ganarme con el anterior volumen lo ha vuelto a hacer con este. Me encantan sus intervenciones. Kakeru es un personaje muy profundo, el centro de todo, en pocas palabras, le he cogido cariño y se gana la empatía. Hagita y Azu siguen ocupando sus roles. Y Takako continúa ocupando el puesto como personaje que ni me gusta ni me desgusta.
(5/5 estrellas)
Espero que os haya gustado. Recordad que yendo abajo tenéis el gadget de seguidores para seguirnos en nuestro blog Mundo Literario (arriba tenéis la suscripción por correo electrónico) y que próximamente Melani (la otra administradora del blog) también publicará algo. ¡Hasta la próxima! Os quiero. ¡UN BESO ENORME! 
Beatris

No hay comentarios:

Publicar un comentario